CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 18 de septiembre de 2017

GELATINA DE TUTI FRUTI DE ARCO IRIS


Buenos días de Lunes!!! Parece que el tiempo a pegado un vuelco y hemos pasado de los tirantes a casi el chaquetón.
Ahora ya va apeteciendo desempolvar nuestros hornos y empezar a hornear cosas más calentitas (bizcochos, cupcakes, galletas....), que ganas. Pero como mi horno ha hecho Bye bye definitivamente (después de 14 años de servicio a "full flame") todas esas recetas tendrán que esperar un par de semanas como mínimo, así que de momentos os seguiré debutando con recetas veraniegas y si no las preparáis este año, las podéis preparar para el verano siguiente ya que las tendreis disponible en el blog indefinidamente.

La explicación de la receta es muy muy extensa pero realmente es muy monótona de hacer. Es preparar la misma receta en diferentes colores y sabores, aunque si solo la queréis preparar de un solo sabor o color os quitareis trabajo de encima.
A los niños les encantará porque comen más por el ojo que por la tripa (al menos los míos) y cuando ven tanto colorido les entra la curiosidad de probar.

Como ha sido la primera semana de cole ( muchas mamas me entenderéis), voy un  poco cansada y no tengo muchas ganas de escribir, así que en cuento acabe el post me voy a echar una siesta para ver si mis neuronas se recuperar y empiezan a reaccionar.

Os dejo con la lista de ingredientes.


Ingredientes ( Para unas 12-14 unidades)

1.250 ml de agua
Unas 30 láminas de gelatina
extractos o saborizantes al gusto (limón, fresa, piña,sandia,vainilla)
colorantes alimenticios (lila,rojo, verde,amarillo,azúl)
Unas 15 cucharadas Azúcar


Preparación

Por cada 250 ml de agua 6 láminas de gelatina, 3 cucharadas de azúcar ,1/2 cucharadita de extracto menos en el caso de limón que he utilizado el zumo de 1/2 limón y 1 gota de colorante.

*El color blanco lo he preparado de la siguiente manera:
Por una lado he hidratado las 6 láminas de gelatina en agua fría.
En un cazo he puesto 250 ml de agua,  3 cucharadas de leche condensada y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla.
Cuando ha empezado a hervir he retirado el cazo del fuego y le he añadido las láminas de gelatina, hidratadas y escurridas.
Verter en una jarrita medidora y dejar que enfríe a temperatura ambiente.

Si hacemos todos los colores de esta manera nos saldrán en una gama de colores opacos . Para que salgan en una gama de colores transparente seguid leyendo.

1- Empezaremos hidratando las láminas de gelatina en agua fría (suelen estar hidratadas en 10 minutos).
2- Escogeremos el color que más nos guste para empezar, en mi caso he empezado con el color blanco (arriba tenéis como lo he preparado). Si queréis empezar con otro color,en el punto 5 os lo cuento.
3- Engrasamos un molde de silicona para chocolate con un poco de aceite.
4- Vertemos una pequeña cantidad en cada orificio del molde y lo llevamos al congelador durante unos 10 minutos, hasta que la gelatina se ponga sólida.
5- Ahora prepararemos el siguiente color; en mi caso el color rojo. Hidratamos las láminas de gelatina en agua fría y las escurrimos.
En un cazo ponemos 250 ml de agua, 3 cucharadas de azúcar, el extracto del sabor que hayamos elegido ( en mi caso sandía), una gota de colorante rojo y llevamos el cazo al fuego hasta que empiece a hervir. Retiramos el cazo del fuego y añadimos las láminas de gelatina ya hidratadas. Removemos hasta que estas se disuelvan por completo.
Vertemos en una jarrita medidora y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Una vez fría realizamos el paso 4 nuevamente.

Realizaremos los pasos 5 y 4 con cada color que hayamos escogido cambiando de color y de sabor. Cuando tengamos los todos huecos llenos hasta el borde, llevaremos el molde un mínimo de 6 horas a la nevera.

Para desmoldar, no será muy complicado al haber engrasado cada hueco/orificio y al ser un molde de silicona. Ir desmoldado una a una cada gelatina.


Consejos:

- Tener encuentra que hasta que no se cuaje por completo un color no añadáis el siguiente.
- Podéis alternar colores opacos y trasparente.
- Tener en cuenta de tener refrigeradas las gelatinas hasta el memento de consumir.
- Engrasar bién el molde pero sin dejar demasiados restos de aceite, ya que pueden provocar burbujas.

Me despido con millones de besos y abrazos hasta la próxima semana.Espero que con mi nuevo horno y sino es así , con otra receta sin horno.
Besossss galleter@s.

lunes, 11 de septiembre de 2017

TARTA FRÍA DE LIMÓN Y COCO


¡¡¡Muy buenísimos días!!! Volvemos a la carga despúes de unas merecidísimas vacaciones de las que he disfrutado muchísimo pero descansar poca cosa (alguna fotillo os pondré por instagram).
Durante las vacaciones, en esos ratitos de los que puedes disfrutar de tí misma, me ponia a mirar los stories de instagram ( antes cuando tenia más tiempo me ponia a leer un libro) y me super enganché a los de MegaSilvita, en los que preparaba recetas en modo directo.  ¡Madre mía lo que he disfrutado con cada receta! algunas noches hasta soñaba con ellas. 
Con esta receta me he pasado más de 15 días babeando, tenia unas ganas locas de llegar a casa solo para meterme en la cocina y preparar esta receta.
Y como podéis comprobar lo primero que hice fue preparar esta rica tarta, bueno antes fui hacer la compra que esta la nevera bajo mínimos y me lié con la receta.


Es una receta muy  fresquita, ideal para el verano y para cuando apetece tomar algo diferente a un helado/granizado, etc. También la podéis tomar congelada a modo de helado pero yo decidí hacer la receta tal cual ella la preparó, aunque la decoración de mi tarta quedó una cacarruta a comparación de la de Sílvia. Como siempre las prisas hacen que las cosas no queden como una tiene en mente ( la niña que llora porque quiere que la cojas, el niño que quiere ayudar en el momento más inoportuno, por otro lado te llaman a la puerta y  empiezas a pensar que lo tendrías que haber dejado para otro momento pero ya es tarde porque ya la tienes medio decorada, mal pero decorada)  o como me dice mi marido, eres demasiado perfeccionista (siempre que me dice eso me viene en mente que lo dice para darme ánimos).

Incluso con es fiasco de decoración, la receta esta espectacular ,una combinación de sabores para quitar el sentío ( como dicen por Andalucía).
Os dejo la lista de ingredientes y también podéis ver la vídeo receta en mi canal de YouTube.


Ingredientes
·Base
20-22 Galletas tipo María 
80 g de mantequilla

·Relleno
500 g de queso mascarpone
150 g de queso philadelphia
150 g de azúcar
85 g de chocolate blanco
80 g de coco rallado
ralladura de un limón

·Curd de limón para la superficie
3 huevos y 2 yemas
ralladura de 1 limón
118 g de zumo de limón (unos 3 limones)
200 g de azúcar
150 g de mantequilla



Preparación

Empezaremos preparando la base para nuestra tarta.Para ello trituraremos las galletas con la ayuda de un procesador de alimentos o de una bolsa zip y un rodillo.Cuando las tengamos bién trituradas derretimos la mantequilla y la añadimos a las galletas, con la ayuda de una espátula mezclamos hasta obtener una consistencia arenosa ( como de arena mojada).
Engrasamos un molde desmontable de unos 15 cm (también podéis utilizar uno de 18 cm), para facilitaros el desmoldado podéis poner papel de horno en la base y papel de acetato en las paredes ( yo de este ultimo no tenia y para el desmoldado me costó un poco más sacar la tarta intacta).
Vertemos la mezcla de galletas en el molde y con la ayuda de un vaso o de una espátula, iremos apretando las galletas al molde para obtener nuestra base de galleta y llevamos el molde a la nevera mientras que preparamos nuestro relleno.


Ahora vamos a por el relleno. En un bol colocamos los quesos y el azúcar, con la ayuda de unas varillas eléctricas o con nuestra batidora mezclamos durante unos segundos. Por otro lado derretimos el chocolate, lo dejamos reposar unos segundos  y lo añadimos al bol.
Agregamos el coco rallado y la ralladura de limón, mezclamos unos segundos hasta obtener una mezcla homogénea.
Sacamos el molde de la nevera y vertemos el relleno en la base de galletas. Llevamos nuevamente a la nevera un mínimo de 2 horas.



Solo nos queda preparar la curd de limón que será nuestra superficie de decoración.
En un cazo pondremos los huevos, las yemas, el azúcar....en pocas palabras, todos los ingredientes y los llevaremos al fuego hasta que espese. Para que no se queme poner a fuego medio-bajo y remover constantemente.
Cuando su consistencia sea la correcta ( cuando pasemos el dedo por la cuchara y deje surco, esta será la consistencia correcta), la pasamos por un colador fino y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. 

Cuando este fría vertemos unos 250/ 280 g de curd por encima del relleno de nuestra tarta y alisamos la superficie con una espátula para que quede lisita. Llevamos la tarta un mínimo de 6 horas a la nevera o si es gustan más las tartas heladas la podéis llevar al congelador.

Decoramos con nata y virutas de chocolate blanco ( A mi la decoración me quedó de aquella manera, entre idas y venidas vigilando a los críos....ya sabéis).




Me despido hasta la próxima receta mientras que me como el último trozo de esta jugosa tarta, nos vemos la semana que viene con una nueva receta.

Besosssssss

lunes, 7 de agosto de 2017

MIKO LÁPIZ CASERO


¡¡¡Muy buenos días!!! Estoy a pocas horas de empezar mis vacaciones, el año pasado solo pudimos disfrutar de una escapada de 3 días ya que la peque era muy muy chiquitina para poder irnos de acampada. Pero este año disfrutaremos el doble, para recuperar los días que no pudimos disfrutar el año pasado. También he de reconocer que me da un poco de nerviosismo este año, ya que montar la tienda mi marido y yo solos con dos críos y uno de ellos un bebe puede ser un poco bastante estresante, pero nos tendremos que armar de paciencia y esperar a que nos pille en la sienta de la peque para montarla rápido.

Por cierto, tengo que actualizar el apartado sobre mi porque esta un poco anticuado (nota mental: para septiembre actualizar y haz algo original).

 Como podéis ver en las fotos hoy os traigo un clásico de cuando eramos pequeños ( si naciste en los 80 te acordarás y si naciste antes o despúes seguramente también). No se si os pasaría a vosotr@s también pero siempre tuve la curiosidad de como habían introducido esa "supuesta" mina de chocolate en el centro del helado y ahora ya tengo en mi poder el truco el almendruco ( ahora soy más feliz). Y como soy una persona dadivosa o generosa ,como siempre os comparto los trucos que voy encontrando por mi andadura dulce.

Hoy no os lo pongo tan difícil si habéis preparado la receta de la semana anterior, la crema para el helado de vainilla, ya tenéis casi todo el camino andado y si por lo contrario no la preparasteis, a que esperáis a prepararla que esta ¡¡Deliciosa!!.



No me digáis que no han quedado igualitos y el sabor.... más rico aún que los originales, porque como no utilizamos ni conservantes, colorantes, etc y al hacerlos nosotros utilizamos los ingredientes con mejor calidad eso se acaba notando en el resultado final.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y seguidamente con la preparación. Si tenéis alguna duda o consulta dejar un comentario y os responderé lo más rápido posible.

Ingredientes


500 ml de nata para montar 35,1% M.G ( divididas en 2 partes)
1 cucharadita de vainilla en pasta
3 yemas de huevo
75 ml de leche condensada ( alrededor de 3 cucharadas)
175 ml de agua
100 g de azúcar
1 cucharada de maicena

100 g de chocolate negro
cañitas o pajitas de grosor medio



Preparación

Empezaremos preparando el helado de vainilla o mejor dicho la crema del helado.

En un cazo mezclamos la leche condensada con el agua, mezclamos hasta que la leche condensada se disuelva y reservamos un poco en un vaso (esta cantidad la utilizaremos más adelante). Añadimos al cazo una parte de la nata (250 ml), la vainilla y el azúcar. Llevamos a ebullición la mezcla.

Por otro lado batimos las yemas hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
Vertemos poco a poco la mezcla anterior a las yemas, sin dejar de remover para que las yemas no se cuajen.

En el vaso que teníamos reservado (leche condesada diluida en agua), añadimos la cucharada de maicena y mezclamos.

Ahora vertemos en un cazo la mezcla de las yemas (yemas, leche condensada diluida, nata, etc) junto con el vaso (maicena, leche) del punto anterior. Llevamos el cazo nuevamente al fuego hasta que la mezcla espese ligeramente.

Para enfriar más rápido la mezcla haremos un baño frío. En un bol amplio lo llenaremos de agua y hielo, así pondremos el cazo (con la crema) y enfriaremos. Una vez que la mezcla esté fría/ temperatura ambiente añadiremos la otra parte de nata (250ml) y mezclaremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Llevaremos la crema a la nevera y dejaremos refrigerar toda la noche.

El una heladera mantecamos nuestra crema de helado. Mientras se manteca prepararemos nuestras minas de chocolate.

Para ello derretiremos el chocolate en el microondas en golpes de 30 segundos ( con la calor que hace solo hará falta 30 segundos). Preparamos papel de hornear en nuestro sitio de trabajo y cortamos las cañitas/ pajitas  a la medida de nuestro molde para el helado.

Hacemos sitio en el congelador para poder colocar nuestras pajitas rellenas.

Vertemos el chocolate fundido en una manga pastelera y rellenamos nuestras pajitas. Cuando las tengamos todas rellenas las trasladamos a l congelador un par de horas.

Cuando ya estén solidas, con la ayuda de una brocheta de madera empujamos por un extremo de manera que la mina salga por el otro extremo. Reservamos en el congelador hasta que las vayamos a utilizar.

Ahora rellenamos un poquito el molde con el helado de vainilla, ponemos nuestra mina de chocolate lo más centrada posible y acabamos de rellenar el molde con el helado de vainilla sin dejar ningún hueco.
Para que no se derrame nuestro helado por todo nuestro congelador y acaben tanto los moldes como el congelador llenos de helado de vainilla, pondremos los moldes en vertical y así se congelarán sin perder la forma.
 Los moldes que yo compré, si no recuerdo mal són de Mega Silvita os enlazo los moldes haciendo Clic aquí y también os pongo fotos por si los queréis buscar en otros sitios.

Nombre de los moldes: push- up



Cuando ya tengamos todos nuestros moldes rellenos, los dejamos un mínimo de 2 horas en el congelador antes de que los vayamos a consumir.

Si le queremos dar un toque original a nuestros moldes los podemos forrar con un  papel decorativo y pegarlo al molde con cinta de doble cara.


¡¡¡Buenoooooo!!! Ahora ya sí que sí, me despido hasta Septiembre, a sido una temporada muy corta pero he intentado en estos pocos meses compartidos daros lo mejor de mí.
Hasta Septiembre con mucho amorrrrrrrr.
Besos 

lunes, 31 de julio de 2017

HELADO DE VAINILLA CON NUECES Y CARAMELO


Hoy os traigo mi receta favorita del mundo mundial (carita de muñeco babeando) La verdad, no sé como no os lo había compartido hasta hoy porque mira que hasta he llegado a soñar con ella. Supongo que seria por compartiros recetas más simples o sencilla, ya que no a todo el mundo le gusta pasarse horas y horas en la cocina.
Este helado lo como hasta en invierno cuando tengo uno de esos días super galochos de dulce y aunque el frío apriete fuera, también cae una buena bolaza.

Os cuento un poco sobre la receta. Aunque tiene muchos pasos de preparación y os puede parecer un poco dificultosa cuando la leáis, os comento que no es tan tediosa su elaboración. El caramelo lo podéis tener hecho en la nevera ya que aguanta más de una semana ( si habéis preparado la receta de Postre en vaso seguramente os sobró caramelo). Si tenéis heladera os quitará mucho trabajo y no tendreis que mantecar el helado manualmente ( que suele hacerse durante unas 6 horas, más abajo os lo explico mejor) en Lidl suelen poner unas que valen alrededor de 12€ (que es la que yo utilizo) que hace el apaño bastante bién.

También os enlazo el vídeo donde podréis ver como se hace el caramelo por si no queréis leer tanto (Clica encima)

Por ultimo queria deciros que si os mega encantan los helados de la marca häagen-dazs este tiene muy poco que envidiarle al de vainilla con nueces de macadamia, tanto en sabor, textura, etc. Os aseguro que en casa es el helado Top por excelencia todos los veranos.
Como no os quiero saturar con un post muy extenso os dejo con la lista de ingredientes. También comentaros que esta es la penúltima receta de la temporada, así que aún queda otra receta más, antes de irme de vacaciones.

Ingredientes

500 ml de nata para montar 35,1% M.G ( divididas en 2 partes)
1 cucharadita de vainilla en pasta
3 yemas de huevo
75 ml de leche condensada ( alrededor de 3 cucharadas)
175 ml de agua
100 g de azúcar
1 cucharada de maicena

75 g de nueces
caramelo ( teneis la recta en este enlace Postre en vaso)


Preparación

En un cazo mezclamos la leche condensada con el agua, mezclamos hasta que la leche condensada se disuelva y reservamos un poco en un vaso (esta cantidad la utilizaremos más adelante). Añadimos al cazo una parte de la nata (250 ml), la vainilla y el azúcar. Llevamos a ebullición la mezcla.

Por otro lado batimos las yemas hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
Vertemos poco a poco la mezcla anterior a las yemas, sin dejar de remover para que las yemas no se cuajen.

En el vaso que teníamos reservado (leche condesada diluida en agua), añadimos la cucharada de maicena y mezclamos.

Ahora vertemos en un cazo la mezcla de las yemas (yemas, leche condensada diluida, nata, etc) junto con el vaso (maicena, leche) del punto anterior. Llevamos el cazo nuevamente al fuego hasta que la mezcla espese ligeramente.

Para enfriar más rápido la mezcla haremos un baño frío. En un bol amplio lo llenaremos de agua y hielo, así pondremos el cazo (con la crema) y enfriaremos. Una vez que la mezcla esté fría/ temperatura ambiente añadiremos la otra parte de nata (250ml) y mezclaremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Llevaremos la crema a la nevera y dejaremos refrigerar toda la noche.

Al dia siguiente....... Cortaremos la nueces en trocitos muy pequeños (esto va a gustos, si  no os gusta encontraros tropezones podéis triturarlas) añadiremos 2 o 3 cucharadas de caramelo y mezclamos. Reservemos
En una heladera mantecamos el helado. Cuando tengamos mantecada la crema, añadimos las nueves caramelizadas y mezclamos.
En un recipiente hermético vertemos una parte de helado, añadimos unas cucharadas de caramelo ( en esto sed generosos). Vertemos el resto de helado y volvemos a incorporar cucharaditas de caramelo.
Llevamos al congelador un mínimo de 2 horas antes de consumir.

Si no disponemos de heladera, llevamos la crema de vainilla al congelador 2 horas, sacamos y removemos con unas varillas. Cuando la crema empiece a congelarse y a ponerse como cremosa añadimos las nueces caramelizadas. Mezclamos, añadimos cucharadas de caramelo y volvemos a llevar al congelador un par de hora más. En total lo haremos 3 veces y el tiempo total serán unas 6 horas hasta que tengamos el helado en la consistencia perfecta.



Espero que os guste y disfruteis de la receta tanto como nosotros en casa. Nos vemos la semana que viene con la última receta de esta temporada.
Muchos besosssss

lunes, 24 de julio de 2017

HELADO DE PLÁTANO Y CHOCOLATE


Hace unas semanas se estrenó en todos los cines Españoles la película de Mi Villano Favorito 3 y como le prometí  a mi hijo unos meses atrás que en cuanto la estrenasen iríamos a verla, nada más verla en cartelera, al cine que nos fuimos.
Estando en la cola para coger unas palomitas y alguna cosilla más, no me pude resistir en cogerle este cubo metálico super molón que por cierto iba con un también vaso molón. A lo que iba, estando en la cola para entrar en la sala, ya con nuestras palomitas, me vino a la cabeza la palabra BA-NA-NA!! (jajajajaja) No os pasa que cuando veis un minion os viene esa palabra a la cabeza, a mi me pasa siempre.

Aunque en casa somos más de plátanos que de bananas (supongo que nos gusta más el sabor y porque nos tira el producto más cercano).

Nada más llegar a casa despúes del frió en mayúsculas que pasemos en el cine (Consejo: si vais al cine en verano llevaros pantalón largo y una chaquetilla) me entraron unas ganas tremendas de comer chocolate y como aún tenia la gracieta de la palabra BANANAAAA!!! me vino a la cabeza esta receta. Así que cogí mi libreta donde apunto las cosas que se me ocurren, recetas que me gustaria preparar, etc y apunté que sabores predominarían, en que tipo de formato y algo fundamental que no llevase azúcares refinados.
Y finalmente entre diferentes experimentos, fallos y aciertos acabó saliendo esta sencilla receta de helado que se prepara en 3 minutos. Pero lo más importante es que esta de muerteeeeee  (modo babeo como Homer Simpson)

Ahora que os he dejado con todaaaa el ansia viva, os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.


Ingredientes

250 ml de nata para montar con el 35,1% de M.G
2 plátanos maduros
2 cucharadas de cacao en polvo ( yo utilicé mi favorito el de la marca Hershey, aunque también sale rico con el Valor)
2 cucharadas de sirope de agave
3 cucharadas de miel
1 plátano a rodajitas para decorar (opcional)

Preparación

En un vaso batidor o una batidora eléctrica pondremos todos los ingredientes menos el plátano a rodajas y trituraremos todos los ingredientes un par de minutos a máxima velocidad.
Vertemos la mezcla en un recipiente hermético, ponemos rodajas de plátano y lo llevamos al congelador. Pasadas 3 horas sacamos el recipiente del congelador y con unas varillas removemos la mezcla unos segundos (esto sirve para que no se cristalice el helado), volvemos a llevar al congelador unas 3 horas más y volvemos a repetir el paso anterior.
Llevamos nuevamente el recipiente al congelador y lo dejamos en él hasta el día siguiente.

Si tenéis una heladera, os podéis saltar los pasos del congelador y simplemente mantecar la mezcla en ella.


Espero que os guste esta receta y nos vemos la semana que viene con otra nueva receta que también será fresquita.
Besossss precios@s.

lunes, 17 de julio de 2017

POSTRE EN VASO (Bizcocho, Caramelo, Mousse y Mango)


Buenos días!!! Hoy os traigo una receta bastante laboriosa pero está tan, tan extremadamente rica, que os la tenia que compartir sí o sí.
Sé que a la mayoría os gustan más las recetas sencillas y rápidas, pero también me gusta compartiros de vez en cuando recetas más elaboradas y con una pequeña dificultad. Este tipo de recetas son muy resultonas para momentos de celebraciones, comidas especiales, en esos momentos que queremos sorprender a nuestros invitados en el momento de los postres.

La combinación de sabores queda genial (y eso que tenia mis dudas antes de preparar la receta) pero os recomiendo que no hagáis el postre en vasos muy grandes, ya que si lo hacéis en gran cantidad puede llegar a ser empalagoso (a menos que seas unos golosos). Yo los hice en tamaño de yogur normal, creo que son de unos 125 ml pero no estoy segura.

No os cuento mucho más de la receta, ya que como podéis comprobar entra por los ojos. Al final del post os dejo consejos sobre la receta, también tenéis enlazada la receta del bizcocho para que la hagáis y al final también tenéis la vídeo receta con el paso a paso.

Os dejo con la lista de ingredientes ( que es bastante larga) y con la locura de fotos (lo digo por la cantidad y eso que he sido comedida) que hice del postre.





Ingredientes

·1 mango

·2 trozos del bizcocho vegano de jengibre

·Mousse de vainilla
200 g de queso mascarpone
200 ml de nata para montar del 35,1% M.G
100 g de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla

·Caramelo
75 g de azúcar glas
75 g de azúcar moreno
75 ml de nata para montar del 35,1% M.G
75 g de mantequilla
3 cucharadas de agua


Preparación

El día antes preparamos el bizcocho para utilizarlo como base, os enlazo la entrada (clica encima)
Cortamos el mango por la mitad y lo pelamos. Ponemos toda la pulpa del mango en un baso de batidora y trituramos bién. Cuando tengamos todo el mango hecho puré, pasamos dicho puré por un tamizador  y lo reservamos para más adelante.

Ahora prepararemos la mousse.
En un bol pondremos el queso mascarpone, 50 g de azúcar glas y junto con la vainilla, batiremos unos minutos hasta que el queso esté cremoso.
Por otro lado montaremos la nata con los otros 50 g de azúcar, hasta que tengamos una nata firme.
En el bol donde tenemos la mezcla del queso pondremos un par de cucharadas de nata y mezclaremos con movimientos envolventes. Iremos añadiendo poco a poco más nata realizando movimientos envolventes, vigilando de que la mezcla quede esponjosa y con textura de mousse.
Llevamos la mousse a la nevera mientras que preparamos el caramelo.

Este es momento de preparar el caramelo.
En un cazo ponemos el azúcar glas con las tres cucharadas de agua, dejamos en el fuego hasta que empiece a hervir.
Dejamos que hierva, sin remover, hasta que empiece a ponerse de un color ámbar. Esto tardará unos 8 minutos.
Retiramos el cazo del fuego y añadimos el azúcar moreno, la mantequilla y la nata. Removemos rápido, la mezcla se llenará de grumos. Llevamos al fuego nuevamente el cazo y removemos hasta obtener una salsa espesa, suave y cremosa.
Dejamos que enfrié.



Montaje

Prepararemos nuestros vasos para preparar nuestro postre, necesitaremos unos 6 vasos.
Desmigaremos el bizcocho y reservaremos.
Ponemos la mousse en una manga pastelera para facilitarnos el llenado de los vasos. Hacemos lo mismo con el caramelo ya frió.

Empezamos poniendo en el fondo del vaso el bizcocho desmigado, luego ponemos un poco de caramelo, seguimos rellenamos con la mousse y encima de la mousse ponemos el puré de mango.
Seguimos haciendo estos pasos hasta llegar al final del vaso. (bizcocho-caramelo-mousse-mango)
Decoramos nuestros vasitos con arándanos, caramelo o chocolate. Esto os lo dejo a vuestro gusto.

Refrigeramos nuestros vasos un mínimo de 2 horas o hasta el momento de consumir.


 Consejos:
· Podéis preparar las diferentes recetas el día antes y al día siguiente hacer el montaje en el vaso.
· Podéis sustituir el azúcar glas del caramelo por azúcar blanco, pero para acortar tiempo he utilizado el azúcar glas.
· Se puede utilizar un estabilizante para la nata, en ningun caso utilicéis gelatina .
· Los vasos que utilicé eran de una capacidad de unos 200/250 ml.
· Si no os gusta el mango podéis sustituirlo por puré de otra fruta (melocotón, fresas, cerezas) pero sin añadir azúcar.
· Podéis sustituir el bizcocho con la típica base que se utiliza para los cheesecake (galletas trituradas con mantequilla derretida) pero con este bizcocho le da un toque fabuloso a la receta.



Aquí os comparto el vídeo con esta receta. También tenéis el vídeo de la receta del bizcocho vegano de jengibre y muchas más recetas en mi canal de YouTube.


Besossss    

lunes, 10 de julio de 2017

BIZCOCHO VEGANO DE JENGIBRE


¡¡¡Buenos días!!! Sé que os prometí que no volveríamos a encender el horno hasta que no empezase a venir el fresquito, pero como en muchas partes de España el calor a dado un poco de tregua (cosa que aquí en Barcelona poco fresco hemos notado). He pensado en compartiros esta receta que formará parte con otras recetas de la que publicaré la próxima semana. Os avanzo que será la bomba lironda ( véase: una explosión de sabores y texturas).
Este bizcocho empezó un poco a modo experimento, ya que en uno de los montones de libros que tengo por casa ví una receta de un bizcocho de jengibre y pensé en hacerlo vegano (ya sabéis con nada de procedencia animal, sin huevo, lácteos, etc). Como el resultado final a sido sorprendente ya que ha salido un bizcocho esponjosísimo y riquísimo de sabor, no he dudado en compartirlo con vosotr@s y así me deis también vuestra opinión sobre la receta.

La receta no tiene dificultad aunque con las calores os aconsejo que lo preparéis por la noche para que no sudéis la gota gorda en vuestra cocina.
Si os guata visualizar las recetas, esta también la tenéis disponible en mi canal de You tube conjunto con otras que he ido preparando últimamente.



Os comparto una foto de una pequeña parte de los libros que tengo
 (en esta foto también hay libros de la biblioteca )  

Ingredientes

230 g de harina leudante
150 g de panela
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de sal
2 cucharadas de sirope de agave
2 cucharaditas de jengibre en polvo
1 cucharadita de canela
150 ml de agua muy muy caliente
50 ml de aceite de oliva suave o de girasol

                                    Aquí una foto de lo esponjosito que quedó

Preparación

Precalentamos el horno a 180°.
En un bol grande pondremos la harina, la panela, el bicarbonato, etc. Todos los ingredientes secos. Mezclamos un poco para juntar los ingredientes.

Ahora añadiremos los ingredientes húmedos (sirope, agua caliente y aceite), iremos añadiendo estos ingredientes de uno en uno y cuando esté incorporado el primero añadiremos el segundo,así sucesivamente.
Prepararemos un molde rectangular bajo, de unos 17 x 25 cm, los que se suelen utilizar para los brownie y lo forramos con papel de horno. Vertemos la mezcla en el molde y alisamos la superficie con la ayuda de una espátula.

Horneamos unos 35 minutos.
Una vez hecho el bizcocho lo dejamos enfriar en rejilla.


Os comparto el link para que podáis disfrutar de la vídeo receta.



Millones de besos y nos vemos pronto.


PD: Este bizcocho formará parte de otra receta, así que si podéis guardad dos trozos ;-)
Besossss