CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 23 de abril de 2018

GALLETAS DE PLÁTANO Y COCO CON CHISPAS DE CHOCOLATE


¡¡Buenos días!! Después de varias semanas de recetas con más elaboración o más trabajosas.....Esta semana e pensado en algo más sencillo y para elaborar/ entretener a los más peques de la casa, mientras llega el buen tiempo cosa que se está haciendo de rogar.
En el blog tenéis un montón de variedad de recetas de galletas; las típicas cookies, veganas, de avena, rellenas, decoradas, sin lactosa, rebozadas, de pistola , de dos colores, de leche condensada y así podría seguir...... Como el mismo nombre del blog evoca lo que más predomina en él son las galletas.

Así que si sois como yo, galleta adict@s este es vuestro blog ( aquí haciendo spoiler a tope)


Es una receta super rápida de hacer y seguramente casi todos los ingredientes los tenéis por casa. En el caso que no tengáis alguno como la leche de coco o el coco en copos lo podéis sustituir por otra vegetal pero perderá ese punto a sabor a coco pero no variará el resultado final.
La textura de estas galletas son de esas ternitas de corazón y crujiente por los bordes, pero si hacéis las porciones más pequeñas y las extendéis un poco con el dorso de una cuchara os saldrán más crujientes.
Si, si no paro de hablaros de la textura pero no os hablo del sabor y es que os podría contar maravillas ( siempre y cuando os guste el plátano) ya que el sabor que más predominante es el plátano y tiene pequeños ápices de coco. Las chips de chocolate le dan ese toque adictivo que te hace comente una detrás de otra hasta que te das cuentas que te has comido más de la mitad.


Lo mismo me pasó cuando me puse a fotografiarlas, que me puse hacer una foto tras otras y cada cual más bonita. El problema venido cuando me ha tocado elegir las que formarían parte del post.
No os exagero pero e acabado con una lista de unas 15 fotos de 20 que hice y me ha sido super compilado desechar las 11 restantes pero suerte que esta vez la receta también va en formato vídeo así que ahí pondré una gran parte de las fotos restantes, para quitarme ese así viva de bonicura.


Como siempre os compartiré la ventanita del vídeo al final del post y en las RRSS.

Sin más dilación os dejo con la receta.


Ingredientes (16-24 unidades)

90g de mantequilla en textura pomada
300 g de haria
225 g de azúcar
1 y 1/2 de plátano maduro
1 cucharadita de vainilla
1 cucharadita de levadura o impulsor
100 g de chispas de chocolate
2 cucharadas de bebida de coco
30 g de coco copos
1 pizca de sal


Preparación

Ponemos a precalentar el horno a 180º.

En un bol batiremos la mantequilla junto con el azúcar, hasta que empiece a quedar una textura ligeramente cremosa.
Añadimos los plátanos triturados o bién chafados con el tenedor, la leche/bebida de coco y la vainilla.Batimos unos segundos hasta que todos los ingredientes estén bién incorporados.

Tamizamos la harina, junto con la levadura o impulsor y la pizca de sal. Mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea.
Añadimos una gran parte de las chispas de chocolate, reservando unas pocas para colocar sobre las galletas sin hornear y los copos de coco. Mezclamos ayudándonos de una espátula.

Preparamos un par de bandejas de horno con papel de horno y ayudándonos con una cuchara dispondremos pequeños montones de masa de la medida de una nuez, colocamos un poco de chispas de chocolate en cada montón (esto es opcional) y llevamos al horno unos 15 minutos.
Una vez horneadas las galletas las dejamos que enfríe por completo en ella ( aún estarán blanditas para manipularlas).

Las podemos conservar en una lata para galletas o en un recipiente hermético durante 2 semanas.





Aquí tenéis la receta en formato vídeo.



Nos vemos las semana que viene con otra nueva receta.

Besosss a puñados.

lunes, 16 de abril de 2018

ROSAS CON MERMELADA


¡¡¡Muy buenos días!!! La próxima semana se celebra el día Internacional del libro o como también celebramos aquí en Cataluña el día de San Jordi. Este día es uno de esos días que hay que disfrutarlo fuera de casa, pasear por las diferentes paradas o puesto llenos de libros y de rosas( si, si de rosas) que invaden nuestras calles. Disfrutar del sol y del precioso ambiente que se forma en nuestras ciudades dicho día.
Puede que a muchos os haya sorprendido que hable de rosas en este día, pero aquí en Cataluña existe una leyenda llena de amor y de letras (por si os interesa se llama la Leyenda de Sant Jordi), pero también se dice que la rosa no solo procede de dicha leyenda sino que se suele entregar como intercambio al concluir una lectura, pregón o escrito.

Así que me vino a la cabeza esta receta del libro de Pamela de Uno de Dos que venia que ni pintado para celebrar este día, ya que tiene uno de los libros más instructivos y con una amplia variedad de recetas. También era una manera de poner ese puntito de la leyenda de Sant Jordi con algo diferente pero para todos los gustos, ya que se puede rellenar tanto con cosas dulces como saladas.



Yo os doy la opción de rellenarlas  con mermelada casera de fresa, con nutella o una crema de avellanas casera, chispas de chocolate, semillas.....en versión salada como salsa de pesto, queso, crema tipo philadelphia....... 
Esta receta es como si estuvieses comiendo un bollito super tierno y esponjo de pan con una rica mermelada pero con una preciosa forma de rosa rosa.

El vídeo no me ha dado tiempo a editarlo pero en cuanto lo tenga os lo haré saber por las diferentes recetas sociales.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.

Ingredientes (6 rosas)

100 g de leche tibia
8 g de levadura de panadero
1 huevo xl
40 g de azúcar
275 g de harina de repostería (10 g de proteínas)
1 pizca de sal
50 g de mantequilla textura pomada
mermelada de fresa




Preparación

Empezaremos preparando la masa para ello mezclaremos la leche tibia con la levadura para desligarla. Añadimos el huevo con la pizca de sal ligeramente batido, el azúcar y iremos añadiendo poco a poco la harina, mientras que vamos mezclando todos los ingredientes hasta que empecemos el amasado.
Enharinamos levemente nuestra superficie de trabajo y amasamos unos segundos para que todos los ingredientes se integren para que no queden restos de harina.

Añadimos la mantequilla por toda la masa y seguimos amasando hasta que nuestra masa quede lisa. Formamos una bola y engrasamos un bol para dejar que fermente nuestra masa durante al menos 1 hora (esta tiene que doblar de volumen).

Cuando nuestra masa haya subido lo suficiente empezaremos con el formado de nuestras rosas.
Volcamos la masa en nuestra superficie de trabajo enharinada y con los dedos desgasamos la misma. Dividimos la masa en 6 porciones iguales y esas porciones las dividimos en 3 partes, en total tendremos 18 porciones de masa.
Para cada rosa necesitaremos 3 porciones así que en total obtendremos 6 rosas.

Extendemos con la ayuda de un rodillos las 3 porciones por separado en forma circular, dejando un grosor de como mucho 1 mm. Untamos mermelada de fresa por la superficie y doblamos por la mitad, volvemos a untar con un poco de mermelada y volvemos a doblar para que nos quede un triangulo.
Haremos lo mismo con las otra dos porciones y juntaremos los tres triángulos  sobre poniendo la esquina superior de cada uno. Enrollamos los tres triángulos y los colocamos en un molde para cupcakes engrasado.

Haremos lo mismo con el resto de porciones ( para cada rosa serán 3 porciones de masa)
Pondremos a precalentar el horno a 180º. y mientras se calienta dejaremos que fermenten.

Horneamos con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos hasta que se doren.
Dejaremos que enfríen sobre una rejilla y seguidamente desmoldamos nuestras rosas.



En el caso que os surja alguna duda podéis dejarme un comentario y os responderé lo antes posible.

Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta y en cuanto tenga la receta en formato vídeo os dejaré la ventanita por aquí.



Muchísimos besos


lunes, 9 de abril de 2018

NEW YORK CHEESECAKE O TARTA DE QUESO CLÁSICA


¡¡¡Buenos días!!! Esta semana os traigo una de las mejores recetas que e probado de Cheesecake de todos los tiempos.
De esta receta obtendréis un tarta de queso de un grosor o altura de mínimo 7 centímetros, una textura super esponjosa y cremosa. Para que alucinéis más y os quedéis super hermorad@s de la receta, es que  NO se os chafará del centro y tampoco se os rajará al hornearlo.

Pero primero os voy a historiar sobre este tipo de pasteles, tartas o pies que existen.

El primer registro que consta de este tipo de tarta data el año 776 a.C en la Antigua Grecia, la cual se preparaba para dar energía a los participantes a los juegos olímpicos griegos. En aquella época se utilizaban diferentes lácteos de la leche.
Cuando Grecia fue conquistada por los romanos este tipo de tarta se convirtió en un motín de guerra.

Esta receta se fue modificando a lo largo de los años, incluyendo diferentes ingredientes como el huevo y también se empezó a probar diferentes formas de preparación como el horneado entre ladrillos caliente.

Con el paso de los años y después de la conquista de los romanos este tipo de tarta llegó a Europa rebautizándola con el nombre de libuma. Hasta que más adelante esta exquisitez cruzo el charco llegando a América.

En el 1872 Mr. Lawrence, un quesero norteamericano se propuso crear un tipo de queso parecido al francés neufchatel pero por un error creó un queso cremoso al cual hoy en día conocemos como que Philadelphia, el cual creo tal adicción que acabó añadiéndose a dicha receta creándose  la versión New York.

En diferentes paises el queso suele ser sustituido por otras variedades como:

-Chigago y New York con  la versión con crema agria
-Francia por el queso Neufchatel
-En Grecia por el queso feta o Mizitha
-En Italia por el queso Mascarpone, ricotta y miel


Hay diferentes tipos o preparaciones de Cheesecake, pueden estar horneadas o no.

Las versiones fría, unas de las más sencilla en su elaboración, se suele hacer de la siguiente forma:

1. Suele tener una base de galleta
2. Suele contener queso Philadelphia o Quark
3. Se le añade Nata o yogur para que tenga más cremosidad
4. Se le añade Gelatina o grenetina para que tenga consistencia.

Las versiones horneadas, como la New York o Japones, suelen hacerse de la siguiente forma:

1. Puede llevar una base de galleta , bizcocho o simplemente no llevar
2 .Suelen contener queso Philadelphia o Mascarpone
3. Habitualmente llevan huevo, que hace de levadura
4. Suelen llevar creme fraiche o crema agria que le aporta cremosidad
5. Suelen llevar fécula de maíz o maicena para que tenga mejor consistencia


Nosotros hoy prepararemos esta ultima versión, con horneado, con huevo, crema agria y maicena. Esta versión hace como una especie de levado gracias a los huevos pero si queréis hacer otras versiones, os dejo una pequeña lista (con sus enlace directos ) de algunas recetas que podréis encontrar en el blog.

-Cheesecake chocolateado
-Cheesecake de manzana
-Tarta rústica de queso con frutos rojos
-Tarta fría de limón y coco
-Pastel de queso Japonés
-Cheesecake en taza





 Os aseguro que si seguís esta receta sin saltaros ningún paso obtendréis unos de los cheesecake más gorditos del mundo mundial.

La receta requiere muchas dosis de paciencia, ya que el horneado es largo. Pero la dificultad es media-baja, ya que la única dificultad por ponerle nombre, sería preparar previamente la crema agria.
En este tipo de recetas muchas personas preparan una base previa de galletas y mantequilla, pero para mí gusto la receta acabaría siendo extremadamente dulce. Esta receta tiene el dulzor en su punto y es más tiene un toque cítrico que hace que te enganche en cada bocado.
Con deciros que a mi hijo es super crítico con este tipo de tartas y esta le mega-encantó.......Con esto lo digo todo.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes  y la preparación, tanto de la crema agría como de la cheesecake.


Ingredientes

4 huevos L
100 g de mantequilla T.A
240 g de azúcar
340 g de crema agria (más abajo os dejo como hacer la crema y los ingredientes)
600 g de queso crema T.A
1 y 1/2  cucharadas de maicena
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de zumo de limón
1 cucharadita de ralladura de limón



·Ingredientes Crema agria
340 ml de nata líquida fría
4 cucharaditas de zumo de limón
2 cucharaditas de vinagre
1 pizca de sal

·Preparación Crema Agría

Mezclamos la nata y el zumo de limón, dejamos reposar unos segundo y removemos con una varillas hasta que espese. Cunado coja consistencia añadimos el vinagre, mezclamos y añadimos la sal. Batimos hasta que espese y tenga una textura crema.
Para reducir tiempo lo podemos hacer con una batidora eléctrica con las varillas a baja velocidad.


Preparación 

Ponemos a precalentar el horno a 160º.
Forramos un molde redondo de unos 17 -18 cm que NO sea desmontable, con papel de horno. Nos podemos ayudar engrasando el molde con un poco de mantequilla y seguidamente forramos el molde tanto las paredes como el fondo con el papel, esto nos ayudará a que el papel se fije al molde.

En un bol amplio o el de la batidora pondremos la crema de queso y la mantequilla, batir hasta que quede una crema suave y esta no tenga grumos.
Añadimos la crema agria, el azúcar, la maicena el zumo de limón, la vainilla y la ralladura de limón. Batir a velocidad media-baja hasta que los ingredientes estén incorporados en la mezcla.
Iremos añadiendo uno a uno los huevos, hasta que no esté incorporado el primero no añadiremos el siguiente.

Verteremos la mezcla dentro del molde y daremos unos golpecitos a este para casar las posibles burbujas de aire. Esto hará que al hornear nos quede una superficie lisa.

Colocamos el molde dentro de una bandeja amplia para horno y llenaremos hasta la mitad la bandeja con agua caliente.
Horneamos unas 2 horas y 45 minutos (minutos arriba abajo), en el caso que la superficie empiece a dorarse y aún le quede mucho para que la tarta esté lista podemos tapar la superficie con papel de aluminio/ albal y seguimos horneando (esto evitará que la superficie se queme).
Una vez lista nuestra cheesecake (comprobaremos pinchando con un palillo y si este sale limpio estará listo), apagaremos el horno y dejaremos que se enfríe el cheesecake dentro del horno (esto puede tardar 2 o  3 horas).

Pasado este tiempo llevaremos el molde a la nevera y refrigeraremos un mínimo de 6 horas ( en mi caso toda la noche)

Desmoldamos ayudándonos con un cuchillo o una espátula fina, rebordeamos todo el interior del molde con cuidado de no estropear el cheesecake y depositamos en un plato para seguidamente servir las diferentes porciones.



Solo me queda deciros que esta semana en el canal de Youtube tenéis una nueva vídeo receta. Unos deliciosos soufflés de chocolate por si sois choco-adictos.
Ahora me despido hasta la semana que viene con millones de besos y abrazos.

Hasta la semana que viene.

lunes, 2 de abril de 2018

TARTA PÚRPURA DE FRESAS Y FRAMBUESAS


¡¡Muy buenos días!!! Esta semana os traigo un super recetón, no solo es una receta super larga de explicar sino que os sorprenderá el morado tan bonito que tiene la masa aunque una vez horneada tome también un color tostadito y acabe bajando un poco el tono original.

Esta receta la vi por pinterest  y me alucinó, aunque en la receta original el trenzado o mejor dicho las tiras del trenzado eran mucho más gruesas y apenas se veía el relleno (aquí entre nosotr@s la suya es  infinitamente más bonita). Para que podáis ver de donde surgió la inspiración os comparto el enlace de la autora que es Linda Lomelino, la cual tiene a la venta cinco libros super, super inspiradores ( Lomelino's Pies, Lomelino's Cakes, Resposteria-estilismo y fotografia, My sweet kitchen, Lomelino's Ice cream), es como una Alma Obregón pero a lo Sueco

Si tenéis ganas de saber más sobre ella y sus libros/recetas os dejo el enlace directo de la receta original (Linda Lomelino ).

La receta original es el típico Pie o tarta de manzana pero con la masa de color púrpura y lo más interesante sin colorantes artificiales. Lo que hace que la masa tome ese color intenso a púrpura són los arándanos liofilizados y ojo no sirve que sean deshidratados, crujientes, etc....Tienen que ser liofilizados, aunque sé que son difíciles de encontrar y poco económicos ( unos 7 € el paquetito de unos 40 g y lo encontrareis en tiendas ecológicas) sé que como a mi en su momento os puede alucinar eso de teñir masa sin colorantes artificiales.
Más abajo os he dejado un foto con el color de la masa antes del horneado.





Como ya os he comentado más arriba, la receta original es un pie de manzana pero yo la quise rellenar como de una especie de mermelada con fresas y frambuesas, como para complementar con la masa un resultado de frutos rojos.
Una vez horneada me encantó el resultado final. Ese punto casero, de hogar, de hecho en casa, ya me entendéis.

También era la primera vez que hacia un trenzado de este tipo, siempre lo había hecho en linea recta tipo trenzado en hojaldre o pan pero nunca en algo redondo y aunque primeramente me desesperé un poco luego poco a poco le cogí el tranquillo. No os preocupéis que esta receta también la tenéis en formato vídeo en el canal y su ventanita correspondiente más abajo, para que cualquier duda que os surja visualizarla os resulte más fácil de preparar. Aunque también sabéis que me podéis escribir para cualquier consulta o duda y os responderé lo antes que pueda.

Bueno, ahora sí que sí os dejo con el recetón de esta semana.


Ingredientes


Masa
3 o 4 cucharadas de polvo de arándanos liofilizados
3 cucharaditas de agua fría (unos 40 g)
300 g de harina
40 g de azúcar  (unas 2 cucharadas)
1 pizca de sal
250 g de mantequilla cortada a cuadraditos muy fría
1 o 3 cucharadas de agua super fría

Relleno
700 g de fresas (pueden ser congeladas)
200 g de frambuesas (pueden ser congeladas)
150 g de azúcar
1 pizca de sal
1 lima ( la ralladura  y zumo de la misma )
1/2 cucharadita de canela molida
25 g de mantequilla
3 cucharadas de agua
2 cucharadas de maicena

Jarabe para pincelar
1 cucharada de miel
1 cucharada de agua




Preparación

Masa

En el bol de la batidora  o procesador de alimentos pondremos los arándanos ( en el caso que no lo tengamos en formato polvo) y el agua (40g). Mezclaremos hasta que se forme una especie de pasta. ( en el caso que tengamos los arándanos en polvo solo tendremos que mezclar los ingredientes en un pequeño bol)

En el mi caso he seguido preparando la masa en la batidora o procesador de alimentos pero lo podéis hacer de manera manual. Añadir la harina, el azúcar y la sal. Mezclar.
Añadimos la mantequilla a cuadraditos, mezclamos unos segundo hasta que obtengamos una especie  como de masa desmigada ( en el caso que  la masa esté muy seca añadiremos cucharadas de agua super fría, en mi caso añadí 2 cucharadas)
Acabaremos de amasar a mano para no sobre batir la masa.

Dividimos la masa en dos partes, una un poco más grande ( una tendrá aproximadamente unos 370 g y la otra unos 260g). La más grande nos servirá para la parte superior de la tarta). Aplanamos los discos de masa, los tapamos con film transparente y los llevamos 1 hora a la nevera.

Mientras podemos prepara el relleno.
En un cazo o olla pondremos las fresas y las frambuesas. Añadiremos el azúcar, el zumo y la ralladura de lima, la pizca de sal y la canela. Mezclaremos y calentaremos a fuego medio-bajo unos 20 minutos  (hasta que las fresas estén flanditas).
Incorporamos la mantequilla y en un vaso mezclamos la maicena con el agua para seguidamente añadirla al cazo.
Removemos constantemente hasta que empiece a espesar, esto puede tardar un par de minutos.
Dejamos enfriar por completo el relleno, para acortar tiempos lo podemos extender en un plato grande y una vez templado lo llevamos a la nevera unos 15 minutos.



Montaje

Precalentamos el horno a 200º

Enharinamos nuestra superficie de trabajo y con un rodillo extendemos la que será nuestra base a un grosor de unos 4 mm. Para que no se nos pegue podemos extenderla en un trozo de papel de horno y así también a la hora de trasferirla a el molde será más fácil.

Preparamos un molde para tartaletas de unos 20 cm, extendemos nuestra masa/ base y con las manos la iremos acoplando al molde dejando un pequeño borde para poder hacer unos volantes en la parte superior y así juntarlo con el enrejado superior.

Estiramos la segunda masa de la misma manera que la anterior y la cortamos en tiras con un cortador de pizza o un cuchillo  (haremos unas 10 o 15 tiras)

Vertemos el relleno dentro del monde y encima de la masa/base, extendemos por toda la superficie.

Y empezaremos hacer el enrejado en la parte superior. (para ello os recomiendo ver el vídeo de la receta). pero os haré una breve explicación.

1. Ponemos 6 tiras en vertical dejando separación entre las.
2. Para hacer el enrejado tendremos que ir poniendo diferentes tiras en horizontal.
3. Bajamos las tiras 2, 4 y 6 (dejando el resto como están) y ponemos una tira en horizontal lo más centrada posible al molde. Subimos las tiras.
4. Ahora bajamos las tiras 1,3 y 5, ponemos otra tira en horizontal separada de la anterior y volvemos a subirlas.
5. Iremos realizando los pasos 3 y 4 alternadamente con cada tira que pongamos en horizontal, hasta que tengamos cubierta toda la superficie.



Llevamos la tarta al congelador durante 15 minutos.

Sacamos la tarta del congelador y la horneamos (os aconsejo poner un papel de horno bajo el molde para evitar goteos) durante 10 minutos a 200º y luego unos 35 minutos a 175º.
En el caso que los bordes de la tarta empiecen a dorarse  demasiado os aconsejo tapar con papel de aluminio.
Una vez finalizado en tiempo apagamos el horno y dejamos que el pastel se enfríe por completo en el horno.

Cuando ya esté frío lo podéis pincelar con el jarabe para darle un toque brillante en ningún caso os aconsejo hacerlo con huevo ya que perderá mucho más color el pastel. Solo tenéis que juntar los dos ingredientes y pincelar todo el enrejado.



Os dejo aquí la ventanita para que podáis ver el vídeo .




Me despido hasta la semana que viene con otra nueva receta.
Besosssss.

lunes, 26 de marzo de 2018

ROSQUILLAS DE NARANJA Y MANZANA


¡¡¡Muy buenos días de lunes !!! Aunque aún se está resistiendo un poco en venir la primavera y empezamos a tener los primeros rallitos de sol que hacen que nos paremos unos segundo frente a él para que nuestro cuerpo empiece a absorber su energía. Y después de nuevamente sufrir el cambio de hora, que a mi personalmente me provoca una hecatombe el cual mi cuerpo necesita semanas para volver a un estado "normal" y siempre me lleva a pensar lo mismo.... porque demonios lo seguirán haciendo cuando hoy en día la gran mayoría de fabricas funcionan las 24 horas y no se produce un ahorro de energía.

Pero ahora vamos a lo que vamos.
A finales de la  semana pasada  os compartí una receta de  pestiños al horno (os comparto el enlace), pues bién esta semana para completar mis sugerencia o añadir al recetario del blog algunos dulces más sobre temática tradición o mejor dicho Semana Santa me vinieron a la cabeza estas rosquillas con un punto diferente a las tradicionales. Estas se preparan igual que las tradicionales ( fritas en abundante aceite) pero en este caso la masa lleva un par de ingredientes que le dan ese toque diferente, ya que al pegarle un bocado te encuentras esos pequeños trocitos de almendras que le dan un toque más crujientón y con la manzana que le aporta jugosidad, hacen de estas rosquillas una maravilla.

Como voy con poco tiempo porque tengo a los dos peques en casa y esto hace que vaya a toda velocidad escribiendo (perdonad si hay faltas de ortografías y palabras mal escritas o a medio escribir), no me voy a enrollar más y os voy a dejar con la receta.

Ingredientes

El zumo y la ralladura de 1 naranja
530 g de harina
30 g de almendras picadas
2 huevos
1 manzana triturada o licuada
70 g de azúcar
100 ml de aceite de oliva
1 taponcito de anís ( yo e utilizado el mismo de la botella)
1/2 cucharadita de canela
Aceite de girasol para freír las rosquillas
Azúcar y 1 cucharadita de canela para rebozarlas



Preparación

En un bol amplio batimos los huevos con el azúcar. Añadimos a la mezcla el aceite, el anís, la canela y mezclamos unos segundos con las varillas.
Rallamos la piel de la naranja y exprimimos su zumo. Añadimos a la masa, mezclamos y seguidamente añadimos la manzana triturada o licuada, mezclamos unos segundos más.
Ahora iremos añadiendo poco a poco la harina que previamente habremos tamizado, las almendras y amasaremos hasta que la masa se despegue del bol o se desprenda de nuestras manos.

Dividimos la masa en pequeñas porciones y formaremos tiras cilíndricas las cuales uniremos sus extremos para formar las rosquillas.

En una sartén onda o el un cazo amplio calentaremos el aceite junto un poco de piel de naranja ( lo de la piel de naranja es opcional), calentaremos sin dejar que humee. Introduciremos las rosquillas e iremos dorándolas y girándolas con la ayuda de una espátula para que se doren por todos sus lados.
Os recomiendo que el fuego no esté muy fuerte ( fuego medio) ya que podrían dorarse pero quedar crudas por dentro.

Dejamos enfriar sobre papel absorbente y seguidamente las rebozamos el azúcar con una cucharada de canela.



Me despido a toda velocidad que estos dos están muy callados y cuando callan otorgan ( si sois padres/madres ya me entendéis).



Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Besossssss

jueves, 22 de marzo de 2018

PESTIÑOS AL HORNO


Buenos días de jueves!!! Sí, si de jueves.Aunque siempre publico los lunes esta semana de extra os traigo otra receta. Como estamos a nada de la Semana Santa y la semana que viene me será más complicado estar más activa por las redes sociales, ya que los críos tienen fiesta y me sería más difícil compartiros las dos recetas que he preparado para esta festividad, se me a ocurrido compartiros una esta semana y la otra como siempre el lunes que viene.
Las dos recetas también las tendréis disponibles en formato vídeo en mi canal de Youtube para los que no os gusta esto de leer tanto.

Como podéis leer en la entrada de la receta, os traigo una receta muy muy tradicional pero está preparada de manera diferente. Ahora viene y si es tradicional como puede ser diferente, pues muy sencilla, esta receta está preparada en el horno y no como la receta tradicional que se hace fritas en abundante aceite como los churros, las rosquillas,las torrijas, etc.

Yo al principio tenia mis dudas pero unas vez preparadas todas esas dudas se enfusaron, el sabor es exactamente igual pero el inconveniente o en mi caso es todo lo contrario ya que son muchísimos más saludables, sería que no son tan aceitosos aunque a muchas personas le gusta ese punto de chop-chop como suelo decir yo.

La dificultad de la receta es mínima y la tendréis preparada en menos de media hora contando hasta el horneado.

Si os animáis hacer la receta y encontráis alguna diferencia en sabor o textura me encantaría que me lo hicieseis saber, ya que en mi caso no la e notado  quitando como os e comentado más arriba el tema de aceitosos.

Sin más rodeos os dejo con la receta.



Ingredientes

275 g de harina
70 ml de licor de anís
80 ml de vino blanco
1 naranja ( la cascara)
15 g de anís verde en grano
20 g de sésamo o ajonjolí
100 ml de aceite de oliva
250 g de miel

Preparación

En un cazo calentamos el aceite junto con la cáscara de naranja para aromatizarlo.
En un bol amplio pendremos la harina y añadimos el aceite (sin la cáscara), removemos con una cuchara de palo, hasta que los ingredientes estén integrados.

Ahora añadimos el licor de anís, el vino blanco y amasamos. Integramos el sésamo y los granos de anís, amasamos hasta que tengamos una masa suave.

Enharinamos la superficie de trabajo y estiramos la masa en una plancha cuadrada de un grosor de 1 mm.
Ponemos a precalentar el horno a 200º.

Cortamos la masa en porciones cuadradas de unos 8 cm (nos podemos ayudar con un cortador de pizza). Doblamos los lados opuestos, llevándola al centro y superponiendo uno sobre el otro. Las depositamos sobre la bandeja de horno con papel de horno y horneamos entre 10 -15 minutos.
Dejamos que templen y bañamos nuestros pestiños con la miel.

Podemos conservarlos en una lata forrada con papel de horno.



Os dejo también la ventanita de la vídeo receta, justo aquí abajo.



Espero que disfrutéis de la receta, nos vemos el lunes con otra receta para Semana Santa.
Besosssss

lunes, 19 de marzo de 2018

GALLETAS DE AVELLANAS



Buenos días de lunes!!! Esta semana os traigo una receta muy, muy sencilla de preparar pero al mismo tiempo están tan, tan ricas que no me he podido resistir a no compartirla con vosotr@s.
Las preparé super rápido, ya que  la masa  NO necesita refrigeración, NO lleva grasas como mantequilla/aceite y aunque si que os tengo que decir que lleva muchísimo azúcar, debo mencionar que la receta original aún llevaba muchísisimo más.... como el doble. Y yo fui bajando los gramos de azúcar hasta que no afectase a la masa antes y después del horneado.

Seguramente esteréis pensando......le podríamos poner pepitas de chocolate......Mi respuesta SIIIIII y tanto, pero mejor que sea negro al menos con el 70% de cacao para no endulzar más las galletas.

También podéis optar por dejar las avellanas en trozos más grandes ( los 35g que pico con el cuchillo)



De la receta poco más que contaros, simplemente que las probéis y me digáis que os parecen. Y si hacéis vuestra versión de la receta que la compartáis en la redes para que yo la pueda ver y poneros un comentario.

Os dejo con la receta, empezando con la lista de ingredientes.


Ingredientes

70 g de avellanas
1 clara de huevo
120 g de azúcar
1/2 cucharadita de vainilla
45 g harina de avena

Preparación

Precalentamos el horno a 200º

En un procesador de alimentos trituramos la mitad de las  avellanas junto con la avena en el caso que la tengamos en copos.
Por otro lado, en un bol vertemos el azúcar, la vainilla, la otra mitad de avellanas que habremos cortado levemente con un cuchillo y la clara de huevo. Mezclamos hasta que los ingredientes se junten. Añadimos las avellanas con la avena ( lo del procesador) y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien incorporado sin sobre mezclar.

Preparamos una bandeja de horno con  papel de horno y con la ayuda de una cucharita iremos depositando pequeñas cantidades de masa dejando una separación de unos 2 cm entre galleta y galletas.
Horneamos unos 8 o 10 minutos ( 8 si las queremos con textura ternita y 10 si nos gustan crujientes), dejamos enfriar las galletas en la misma bandeja y cuando ya las tengamos frías las podremos guardar sin el temor que se ropan.

Las podemos conservar un par de semanas en una lata para galletas.



Y si las bañamos en chocolate están de locura, esta foto os la comparto para que veáis que también tienen pintaza con chocolate.

Os dejo también la ventanita para la vídeo receta.



Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Kissessssss