CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 25 de septiembre de 2017

TARTA FRÍA DE KIWI Y YOGUR


¡¡¡Muy buenos días!!! La semana pasada estuve un poco desaparecida de las redes, pero entre una cosa y la otra cuando me quise dar cuenta estábamos entrando en el fin de semana.
Como ya os comenté en el post anterior, estoy a la espera de que me llegue el nuevo horno ya que el otro ha dicho ¡¡hasta aquí hemos llegado wapa!! y mientras llega, voy preparando recetas de dulces sin horno aunque el tiempo haya refrescado levemente.
No sé cuantas os compartiré pero con el paso que vamos creo que un par más caerán. Eso espero yo porque tengo un antojazo de hornear que nadie se imagina, hasta mi peque me dice ( y mira que en casa los tengo super saturados de dulces y siempre se quejan de tanto dulce):
- Mamá hecho de menos los bizcochos y las magdalenas que haces, cuando vas hacer? 
-Cariño, cuando llegue el horno nuevo
-Y eso cuando será 
-Hijo, espero que pronto. Una con los deditos cruzados y mirando al techo para ver si sucede un milagro.
Pero mientras disfrutamos de estos postres ligeros y fresquitos, que el luego el invierno es muy largo y se echa de menos comer dulces más ligeritos.
Como seguro que estáis babeando con la foto principal os dejo con la receta y os recuerdo que próximamente la tendréis en vídeo receta en cuanto compre un micro nuevo, que la peque me pegó un tirón y me lo rompió.


Ingredientes

5 kiwis
165 g de yogurt griego ( más o menos 1 yogur y 1/2)
250 ml de nata con 35,1% M.G
50g de azúcar glas para endulzar la nata
40 g de azúcar glas para endulzar el yogur
4 g de goma de xantana
ralladura de 1/2 limón
10 galletas maría hojaldradas
50 g de mantequilla



Preparación

Pondremos las galletas en un procesador de alimentos y las trituraremos. Por otro lado derretimos la mantequilla y la incorporaremos a las galletas trituradas. Mezclamos hasta que las galletas al presionarlas con la espátula se queden compactadas en el bol.
En un molde de tartaleta o redondo de unos 18cm haremos una base con las galletas. Previamente engrasaremos el molde con un poquito de aceite y con un trocito de papel de cocina retiraremos el exceso.
Para compactar bién la base de galletas no podremos ayudar con el culo de un vaso.
Llevamos a la nevera el molde con la base de galletas unos 10 minutos.

En la batidora montamos la nata que tiene que estar previamente fría. Cuando la nata empiece ligeramente a montarse añadimos el azúcar glas, batimos unos segundos y añadimos la goma de xantana que nos hará que la nata no se baje ( nos hará de estabilizante).

En un bol podremos el yogur y la otra cantidad de azúcar glas, mezclamos ligeramente. Añadimos la ralladura de limón y mezclamos.

En el bol del yogur añadiremos un par de cucharadas de nata y mezclaremos con la ayuda de una espátula, para seguidamente añadir el resto de la nata y mezclar con movimientos envolventes.

Vertemos nuestra mousse en el molde y alisamos la superficie con la ayuda de una espátula, también le podemos dar unos golpecitos al molde. Llevamos al congelador un par de horas.

Cuando hayan transcurrido las 2 horas, pelamos y cortamos los kiwis en rodajas y luego por la mitad. Decoramos la superficie de la tarta con los kiwis en forma de abanico por alrededor del molde.

Llevamos la tarta a la nevera un mínimo de 4 horas.


Consejos:

- Podemos congelar la tarta y tomarla como un postre helado.
- Para darle ese brillo a la fruta, podemos hacer un almíbar con la misma cantidad de azúcar que de agua y con la ayuda de un pincel pintar con cuidado los kiwis. Llevamos el agua a ebullición y cuando es azúcar se deshaga la tendremos lista.
- Para desmoldar la tarta por completo y que no se rompa, os aconsejo congelara y así se desmoldará sin problemas.
- Si no os gustan los kiwis lo podéis cambiar por otra fruta, pero la combinación de kiwi y yogur, la hacen super ligera y refrescante.


Me despido hasta la semana que viene con miles de besos y abrazos.

lunes, 18 de septiembre de 2017

GELATINA DE TUTI FRUTI DE ARCO IRIS


Buenos días de Lunes!!! Parece que el tiempo a pegado un vuelco y hemos pasado de los tirantes a casi el chaquetón.
Ahora ya va apeteciendo desempolvar nuestros hornos y empezar a hornear cosas más calentitas (bizcochos, cupcakes, galletas....), que ganas. Pero como mi horno ha hecho Bye bye definitivamente (después de 14 años de servicio a "full flame") todas esas recetas tendrán que esperar un par de semanas como mínimo, así que de momentos os seguiré debutando con recetas veraniegas y si no las preparáis este año, las podéis preparar para el verano siguiente ya que las tendreis disponible en el blog indefinidamente.

La explicación de la receta es muy muy extensa pero realmente es muy monótona de hacer. Es preparar la misma receta en diferentes colores y sabores, aunque si solo la queréis preparar de un solo sabor o color os quitareis trabajo de encima.
A los niños les encantará porque comen más por el ojo que por la tripa (al menos los míos) y cuando ven tanto colorido les entra la curiosidad de probar.

Como ha sido la primera semana de cole ( muchas mamas me entenderéis), voy un  poco cansada y no tengo muchas ganas de escribir, así que en cuento acabe el post me voy a echar una siesta para ver si mis neuronas se recuperar y empiezan a reaccionar.

Os dejo con la lista de ingredientes.


Ingredientes ( Para unas 12-14 unidades)

1.250 ml de agua
Unas 30 láminas de gelatina
extractos o saborizantes al gusto (limón, fresa, piña,sandia,vainilla)
colorantes alimenticios (lila,rojo, verde,amarillo,azúl)
Unas 15 cucharadas Azúcar


Preparación

Por cada 250 ml de agua 6 láminas de gelatina, 3 cucharadas de azúcar ,1/2 cucharadita de extracto menos en el caso de limón que he utilizado el zumo de 1/2 limón y 1 gota de colorante.

*El color blanco lo he preparado de la siguiente manera:
Por una lado he hidratado las 6 láminas de gelatina en agua fría.
En un cazo he puesto 250 ml de agua,  3 cucharadas de leche condensada y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla.
Cuando ha empezado a hervir he retirado el cazo del fuego y le he añadido las láminas de gelatina, hidratadas y escurridas.
Verter en una jarrita medidora y dejar que enfríe a temperatura ambiente.

Si hacemos todos los colores de esta manera nos saldrán en una gama de colores opacos . Para que salgan en una gama de colores transparente seguid leyendo.

1- Empezaremos hidratando las láminas de gelatina en agua fría (suelen estar hidratadas en 10 minutos).
2- Escogeremos el color que más nos guste para empezar, en mi caso he empezado con el color blanco (arriba tenéis como lo he preparado). Si queréis empezar con otro color,en el punto 5 os lo cuento.
3- Engrasamos un molde de silicona para chocolate con un poco de aceite.
4- Vertemos una pequeña cantidad en cada orificio del molde y lo llevamos al congelador durante unos 10 minutos, hasta que la gelatina se ponga sólida.
5- Ahora prepararemos el siguiente color; en mi caso el color rojo. Hidratamos las láminas de gelatina en agua fría y las escurrimos.
En un cazo ponemos 250 ml de agua, 3 cucharadas de azúcar, el extracto del sabor que hayamos elegido ( en mi caso sandía), una gota de colorante rojo y llevamos el cazo al fuego hasta que empiece a hervir. Retiramos el cazo del fuego y añadimos las láminas de gelatina ya hidratadas. Removemos hasta que estas se disuelvan por completo.
Vertemos en una jarrita medidora y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Una vez fría realizamos el paso 4 nuevamente.

Realizaremos los pasos 5 y 4 con cada color que hayamos escogido cambiando de color y de sabor. Cuando tengamos los todos huecos llenos hasta el borde, llevaremos el molde un mínimo de 6 horas a la nevera.

Para desmoldar, no será muy complicado al haber engrasado cada hueco/orificio y al ser un molde de silicona. Ir desmoldado una a una cada gelatina.


Consejos:

- Tener encuentra que hasta que no se cuaje por completo un color no añadáis el siguiente.
- Podéis alternar colores opacos y trasparente.
- Tener en cuenta de tener refrigeradas las gelatinas hasta el memento de consumir.
- Engrasar bién el molde pero sin dejar demasiados restos de aceite, ya que pueden provocar burbujas.

Me despido con millones de besos y abrazos hasta la próxima semana.Espero que con mi nuevo horno y sino es así , con otra receta sin horno.
Besossss galleter@s.

lunes, 11 de septiembre de 2017

TARTA FRÍA DE LIMÓN Y COCO


¡¡¡Muy buenísimos días!!! Volvemos a la carga despúes de unas merecidísimas vacaciones de las que he disfrutado muchísimo pero descansar poca cosa (alguna fotillo os pondré por instagram).
Durante las vacaciones, en esos ratitos de los que puedes disfrutar de tí misma, me ponia a mirar los stories de instagram ( antes cuando tenia más tiempo me ponia a leer un libro) y me super enganché a los de MegaSilvita, en los que preparaba recetas en modo directo.  ¡Madre mía lo que he disfrutado con cada receta! algunas noches hasta soñaba con ellas. 
Con esta receta me he pasado más de 15 días babeando, tenia unas ganas locas de llegar a casa solo para meterme en la cocina y preparar esta receta.
Y como podéis comprobar lo primero que hice fue preparar esta rica tarta, bueno antes fui hacer la compra que esta la nevera bajo mínimos y me lié con la receta.


Es una receta muy  fresquita, ideal para el verano y para cuando apetece tomar algo diferente a un helado/granizado, etc. También la podéis tomar congelada a modo de helado pero yo decidí hacer la receta tal cual ella la preparó, aunque la decoración de mi tarta quedó una cacarruta a comparación de la de Sílvia. Como siempre las prisas hacen que las cosas no queden como una tiene en mente ( la niña que llora porque quiere que la cojas, el niño que quiere ayudar en el momento más inoportuno, por otro lado te llaman a la puerta y  empiezas a pensar que lo tendrías que haber dejado para otro momento pero ya es tarde porque ya la tienes medio decorada, mal pero decorada)  o como me dice mi marido, eres demasiado perfeccionista (siempre que me dice eso me viene en mente que lo dice para darme ánimos).

Incluso con es fiasco de decoración, la receta esta espectacular ,una combinación de sabores para quitar el sentío ( como dicen por Andalucía).
Os dejo la lista de ingredientes y también podéis ver la vídeo receta en mi canal de YouTube.


Ingredientes
·Base
20-22 Galletas tipo María 
80 g de mantequilla

·Relleno
500 g de queso mascarpone
150 g de queso philadelphia
150 g de azúcar
85 g de chocolate blanco
80 g de coco rallado
ralladura de un limón

·Curd de limón para la superficie
3 huevos y 2 yemas
ralladura de 1 limón
118 g de zumo de limón (unos 3 limones)
200 g de azúcar
150 g de mantequilla



Preparación

Empezaremos preparando la base para nuestra tarta.Para ello trituraremos las galletas con la ayuda de un procesador de alimentos o de una bolsa zip y un rodillo.Cuando las tengamos bién trituradas derretimos la mantequilla y la añadimos a las galletas, con la ayuda de una espátula mezclamos hasta obtener una consistencia arenosa ( como de arena mojada).
Engrasamos un molde desmontable de unos 15 cm (también podéis utilizar uno de 18 cm), para facilitaros el desmoldado podéis poner papel de horno en la base y papel de acetato en las paredes ( yo de este ultimo no tenia y para el desmoldado me costó un poco más sacar la tarta intacta).
Vertemos la mezcla de galletas en el molde y con la ayuda de un vaso o de una espátula, iremos apretando las galletas al molde para obtener nuestra base de galleta y llevamos el molde a la nevera mientras que preparamos nuestro relleno.


Ahora vamos a por el relleno. En un bol colocamos los quesos y el azúcar, con la ayuda de unas varillas eléctricas o con nuestra batidora mezclamos durante unos segundos. Por otro lado derretimos el chocolate, lo dejamos reposar unos segundos  y lo añadimos al bol.
Agregamos el coco rallado y la ralladura de limón, mezclamos unos segundos hasta obtener una mezcla homogénea.
Sacamos el molde de la nevera y vertemos el relleno en la base de galletas. Llevamos nuevamente a la nevera un mínimo de 2 horas.



Solo nos queda preparar la curd de limón que será nuestra superficie de decoración.
En un cazo pondremos los huevos, las yemas, el azúcar....en pocas palabras, todos los ingredientes y los llevaremos al fuego hasta que espese. Para que no se queme poner a fuego medio-bajo y remover constantemente.
Cuando su consistencia sea la correcta ( cuando pasemos el dedo por la cuchara y deje surco, esta será la consistencia correcta), la pasamos por un colador fino y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. 

Cuando este fría vertemos unos 250/ 280 g de curd por encima del relleno de nuestra tarta y alisamos la superficie con una espátula para que quede lisita. Llevamos la tarta un mínimo de 6 horas a la nevera o si es gustan más las tartas heladas la podéis llevar al congelador.

Decoramos con nata y virutas de chocolate blanco ( A mi la decoración me quedó de aquella manera, entre idas y venidas vigilando a los críos....ya sabéis).




Me despido hasta la próxima receta mientras que me como el último trozo de esta jugosa tarta, nos vemos la semana que viene con una nueva receta.

Besosssssss