CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 9 de abril de 2018

NEW YORK CHEESECAKE O TARTA DE QUESO CLÁSICA


¡¡¡Buenos días!!! Esta semana os traigo una de las mejores recetas que e probado de Cheesecake de todos los tiempos.
De esta receta obtendréis un tarta de queso de un grosor o altura de mínimo 7 centímetros, una textura super esponjosa y cremosa. Para que alucinéis más y os quedéis super hermorad@s de la receta, es que  NO se os chafará del centro y tampoco se os rajará al hornearlo.

Pero primero os voy a historiar sobre este tipo de pasteles, tartas o pies que existen.

El primer registro que consta de este tipo de tarta data el año 776 a.C en la Antigua Grecia, la cual se preparaba para dar energía a los participantes a los juegos olímpicos griegos. En aquella época se utilizaban diferentes lácteos de la leche.
Cuando Grecia fue conquistada por los romanos este tipo de tarta se convirtió en un motín de guerra.

Esta receta se fue modificando a lo largo de los años, incluyendo diferentes ingredientes como el huevo y también se empezó a probar diferentes formas de preparación como el horneado entre ladrillos caliente.

Con el paso de los años y después de la conquista de los romanos este tipo de tarta llegó a Europa rebautizándola con el nombre de libuma. Hasta que más adelante esta exquisitez cruzo el charco llegando a América.

En el 1872 Mr. Lawrence, un quesero norteamericano se propuso crear un tipo de queso parecido al francés neufchatel pero por un error creó un queso cremoso al cual hoy en día conocemos como que Philadelphia, el cual creo tal adicción que acabó añadiéndose a dicha receta creándose  la versión New York.

En diferentes paises el queso suele ser sustituido por otras variedades como:

-Chigago y New York con  la versión con crema agria
-Francia por el queso Neufchatel
-En Grecia por el queso feta o Mizitha
-En Italia por el queso Mascarpone, ricotta y miel


Hay diferentes tipos o preparaciones de Cheesecake, pueden estar horneadas o no.

Las versiones fría, unas de las más sencilla en su elaboración, se suele hacer de la siguiente forma:

1. Suele tener una base de galleta
2. Suele contener queso Philadelphia o Quark
3. Se le añade Nata o yogur para que tenga más cremosidad
4. Se le añade Gelatina o grenetina para que tenga consistencia.

Las versiones horneadas, como la New York o Japones, suelen hacerse de la siguiente forma:

1. Puede llevar una base de galleta , bizcocho o simplemente no llevar
2 .Suelen contener queso Philadelphia o Mascarpone
3. Habitualmente llevan huevo, que hace de levadura
4. Suelen llevar creme fraiche o crema agria que le aporta cremosidad
5. Suelen llevar fécula de maíz o maicena para que tenga mejor consistencia


Nosotros hoy prepararemos esta ultima versión, con horneado, con huevo, crema agria y maicena. Esta versión hace como una especie de levado gracias a los huevos pero si queréis hacer otras versiones, os dejo una pequeña lista (con sus enlace directos ) de algunas recetas que podréis encontrar en el blog.

-Cheesecake chocolateado
-Cheesecake de manzana
-Tarta rústica de queso con frutos rojos
-Tarta fría de limón y coco
-Pastel de queso Japonés
-Cheesecake en taza





 Os aseguro que si seguís esta receta sin saltaros ningún paso obtendréis unos de los cheesecake más gorditos del mundo mundial.

La receta requiere muchas dosis de paciencia, ya que el horneado es largo. Pero la dificultad es media-baja, ya que la única dificultad por ponerle nombre, sería preparar previamente la crema agria.
En este tipo de recetas muchas personas preparan una base previa de galletas y mantequilla, pero para mí gusto la receta acabaría siendo extremadamente dulce. Esta receta tiene el dulzor en su punto y es más tiene un toque cítrico que hace que te enganche en cada bocado.
Con deciros que a mi hijo es super crítico con este tipo de tartas y esta le mega-encantó.......Con esto lo digo todo.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes  y la preparación, tanto de la crema agría como de la cheesecake.


Ingredientes

4 huevos L
100 g de mantequilla T.A
240 g de azúcar
340 g de crema agria (más abajo os dejo como hacer la crema y los ingredientes)
600 g de queso crema T.A
1 y 1/2  cucharadas de maicena
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de zumo de limón
1 cucharadita de ralladura de limón



·Ingredientes Crema agria
340 ml de nata líquida fría
4 cucharaditas de zumo de limón
2 cucharaditas de vinagre
1 pizca de sal

·Preparación Crema Agría

Mezclamos la nata y el zumo de limón, dejamos reposar unos segundo y removemos con una varillas hasta que espese. Cunado coja consistencia añadimos el vinagre, mezclamos y añadimos la sal. Batimos hasta que espese y tenga una textura crema.
Para reducir tiempo lo podemos hacer con una batidora eléctrica con las varillas a baja velocidad.


Preparación 

Ponemos a precalentar el horno a 160º.
Forramos un molde redondo de unos 17 -18 cm que NO sea desmontable, con papel de horno. Nos podemos ayudar engrasando el molde con un poco de mantequilla y seguidamente forramos el molde tanto las paredes como el fondo con el papel, esto nos ayudará a que el papel se fije al molde.

En un bol amplio o el de la batidora pondremos la crema de queso y la mantequilla, batir hasta que quede una crema suave y esta no tenga grumos.
Añadimos la crema agria, el azúcar, la maicena el zumo de limón, la vainilla y la ralladura de limón. Batir a velocidad media-baja hasta que los ingredientes estén incorporados en la mezcla.
Iremos añadiendo uno a uno los huevos, hasta que no esté incorporado el primero no añadiremos el siguiente.

Verteremos la mezcla dentro del molde y daremos unos golpecitos a este para casar las posibles burbujas de aire. Esto hará que al hornear nos quede una superficie lisa.

Colocamos el molde dentro de una bandeja amplia para horno y llenaremos hasta la mitad la bandeja con agua caliente.
Horneamos unas 2 horas y 45 minutos (minutos arriba abajo), en el caso que la superficie empiece a dorarse y aún le quede mucho para que la tarta esté lista podemos tapar la superficie con papel de aluminio/ albal y seguimos horneando (esto evitará que la superficie se queme).
Una vez lista nuestra cheesecake (comprobaremos pinchando con un palillo y si este sale limpio estará listo), apagaremos el horno y dejaremos que se enfríe el cheesecake dentro del horno (esto puede tardar 2 o  3 horas).

Pasado este tiempo llevaremos el molde a la nevera y refrigeraremos un mínimo de 6 horas ( en mi caso toda la noche)

Desmoldamos ayudándonos con un cuchillo o una espátula fina, rebordeamos todo el interior del molde con cuidado de no estropear el cheesecake y depositamos en un plato para seguidamente servir las diferentes porciones.



Solo me queda deciros que esta semana en el canal de Youtube tenéis una nueva vídeo receta. Unos deliciosos soufflés de chocolate por si sois choco-adictos.
Ahora me despido hasta la semana que viene con millones de besos y abrazos.

Hasta la semana que viene.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Se publicará después de moderación.